martes, 26 de septiembre de 2017

De rotetium por las vinotecas: Chinitas Wine Club


Había una vez un lugar llamado “Chinitas”  y unos muchachos hacedores de vino llamados “Camaradas”, por esas casualidades de la vida se conocieron, se juntaron y armaron una, más que copada, degustación donde las Chinitas aportaron la ambientación y el mobiliario, los Camaradas trajeron el vino y juntos hicieron que la noche del viernes fuera explosiva.

Ambientación rústica con toques vintage


Las Chinitas

Hagamos un poco de historia: las Chinitas son Marina Mendieta que viene del ámbito del marketing  y Fernanda Pizarro que tiene formación en Ciencias Políticas y es guía de montaña (hermosa combinación si las hay). Juntas llevan adelante desde febrero de este año un Wine Club que ofrece degustaciones de vino por copas, algo que está tomando fuerza en el ámbito enoturístico, asesoramiento y una sonrisa gigante a quienes las visitan. No les miento, ellas pueden hacer que te sientas como en casa y te charlan como si fueran amigas de toda la vida, porque a su vinería le han puesto un camión con acoplado lleno de pasión y ganas de crecer.




Ahora les cuento de los Camaradas. Estos cuatro amigos se conocieron estudiando para sommelier de aceite de oliva y en un viaje al norte del país se les ocurrió la idea de generar algún vino. Le dieron forma al proyecto decidiendo que tendrían al Malbec como cepa insignia, que fueran vinos de altura y de características particulares. 


Los Camaradas: Claudio Rodriguez, Alessandro Conti, Alejandro Di Doménico y Mario Ramos

Así fue que ese día pudimos probar su Malbec 2014 Reserva de la zona de Chilecito que pasa 18 meses por barrica de roble francés de 2º uso, con la intención de acentuar la fruta. Es un vino que en nariz deja notas de ciruela y cereza, fácil de tomar y de sabor corto.


Su vino ícono es el Malbec 2012 Colección Privada proveniente de la zona de Altamira en San Carlos. Este es más especiado en nariz y con una prolongada estadía en boca. Se queda en el paladar con fuerza, con buenos taninos y muchas ganas de redondearte la lengua con su carácter fuerte.
La buena noticia es que en breve están por sacar un espumante, así que ya sabemos con qué brindaremos en Navidad no?

Al verlos contar su experiencia, se los ve sinceros, abiertos y simples, te juro que te dan unas ganas locas de ser parte de ese grupete de camaradas que se reúnen a divertirse haciendo deliciosos vinos con anécdotas que le aportan un sabor especial.



Este cuento empieza en una tardecita muy “naif” pero lentamente se fue caldeando el ambiente y terminó con un calentamiento global puesto en marcha por la grapa que degustamos con un hermoso grado alcohólico y por  Leo Rizzo que se animó a hacer covers con su guitarra e hizo bailar hasta a las sillas.




Vean algunos de los rostros que pasaron por el lugar.

Cristina Pérez, Vanesa López y Paula Vitale

Jimena Quadri y el artísta plástico Fernando Jereb

Emilia Cabrera, Cintia Bonano, Agustina Fernandez y Renata Piglionico

Petra Dominguez, Mariela Tenutta y Gachy Dominguez

Pablo Pizarro y Gonzalo Bolado

La chinita Fernanda, David Soriano y Fernanda Martínez

Ricardo Arrambide y Laura Alarcón

Claudio Rodríguez y su sobrina Claudia Amado

El grupo más divertido con Leo Rizzo al medio


Te dejo más info:

En Chinitas podés degustar por ejemplo:
-         1 copa de vinos de bodegas como Renacer, Sin Fin o Calatayud a $50.-
-         3 copas de vinos jóvenes por $200.-
-         3 copas de vinos Reserva y Gran Reserva por $350.-

Dirección: Montevideo 735 – Mendoza
Teléfonos: 261-5585674 / 261-3867809

Camaradas:
Los vinos van desde $250 a $320 la botella, aproximadamente.
Dirección: Espejo Oeste 420 – Russel – Maipú
Teléfonos: 261-5511481 / 261-3368116

Fotos: Gustavo Valles





viernes, 15 de septiembre de 2017

Visitando bodegas: Belasco de Baquedano


La primer pregunta que se me ocurre hacer, al igual que a muchos de ustedes seguramente, es ¿Por qué Belasco se escribe con B? Y la respuesta no tarda en llegar: en épocas de guerra civil española se quieren separar los Velasco de acuerdo a la región donde pertenecían. Para diferenciarse, los vascos se quedan con el Belasco (supuestamente de más alta alcurnia) y el resto del país con el Velasco.
Así con carácter para no ser uno más del montón en esta bodega no hay medias tintas, todo es a lo grande.
Por ejemplo el sentido de la vista queda impactado con la imponente fachada y ¡Ni te cuento cuando entrás a la Sala de los Aromas! El olfato se arma una fiesta, un festival, o mejor dicho algo más parecido a una “rave party” donde alucinás con todas las letras.

Color de piso y techo unificados para no generar ruido visual


En este salón podés “degustar” con tu nariz 46 diferentes aromas que se pueden encontrar en los vinos, desde la típica madera hasta la ciruela, pasando por otros como la naranja, canela, cedro, regaliz y geranio.

Es un desafío ir descubriendo uno a uno los olores, te despierta la memoria sensorial de una forma increíble. A mí, uno de ellos, me hizo acordar a la casa chorizo de mi abuela con las baldosas amarillas, entrar corriendo a su cocina con el mesón largo y encontrar una olla repleta de arroz con leche con los bastoncitos de  canela en rama…. ¡Qué lindos recuerdos!

Hermosos difusores de acrílico con los aromas

Recorrimos el gran salón donde están los tanques de acero inoxidable y cada una de las salas de barricas donde descansan sus exquisitos vinos.




El Restaurant

El chef Andrés Isura te genera un carnaval en tu boca, donde el cotillón son los vinos de lujo que maridan cada uno de los platos que conforman el Menú de 6 pasos.
Antes de ver las fotos, agarrá una servilleta porque te aseguro que se te va a hacer agua la boca.

Paso 1: Paté de berenjenas en pan casero con Brut Nature Rose de Malbec

Paso 2: Zapallitos italianos con espuma de queso de cabra con Rosa de Argentina Torrontés

Paso 3: Yema de huevo sobre tarta de ricota fresca con Malbec Llama que pasa 6 meses en barrica



Paso 4: Falso ravioli de pimientos asados sobre zapallo tostado con Malbec Ar Guentota que pasa 12 meses en barrica



Paso 5: Solomillo de ternera con verduras acompañado por Malbec Swinto que pasa 15 meses en barrica



Paso 6:  Cremoso de chocolate con crema inglesa de cítricos maridado con el Ice Wine Malbec Antracita


Con respecto a los vinos quiero aclarar que tanto el Rosado como el Torrontés son frescos y suaves con tonos frutales muy delicados, pero cuando llega el Malbec Ar Guentota a tu paladar se hace un silencio para poder degustarlo en todo su esplendor que solo es superado con el Malbec Swinto: acá todo el público presente se pone de pie y hace una reverencia al digno hijo de los dioses. Potente y estructurado, fuerte y con carácter este vino te hace desear tener una barrica de 500 litros en tu casa.
Para no entreterlos más, solo les cuento que no dejen de probar el Antracita, un Malbec cosechado en junio con la uva casi congelada que ya tiene un hermoso grado de azúcar y hace que sea un vino para disfrutar lentamente cada gota de su diminuta botella.




Como se podrán imaginar no escatimamos en elogiar tanto al chef como al servicio y tan excelente combinación de vino y comida no merece menos.
Es mi ferviente deseo que puedan probar en carne propia la experiencia Belasco de Baquedano a la brevedad!! =)

Te dejo toda la info:

Fotos: Gustavo Valles